Las ciudades hacen un llamamiento a las agencias de la ONU para que reconozcan su papel en la configuración de un sistema alimentario sostenible

Más de 400 participantes, entre alcaldes, expertos y delegados de ciudades, se han dado cita en València los días 19, 20 y 21 de octubre de 2017 para debatir sobre sistemas alimentarios sostenibles en el marco del 3er Encuentro Anual del Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán (MUFPP).
Las ciudades de Toronto y Antananarivo han sido galardonadas este año con los Premios Pacto de Milán.

El MUFPP, el primer protocolo internacional sobre políticas alimentarias urbanas sostenibles, se inició en Milán en 2015 y hasta el momento ha sido firmado por 159 ciudades. El encuentro de alcaldes y representantes de las ciudades firmantes es una oportunidad para que éstas puedan intercambiar ideas y compartir sus avances en alcanzar los objetivos del Pacto.

“Está en la mano de los alcaldes la tarea de sentar las bases para que todas las ciudades participen en este reto global y compartan sus buenas prácticas con otras ciudades” afirma Joan Ribó, alcalde de València. “Las ciudades son la esencia de la civilización. La historia de la evolución de las sociedades está repleta de procesos colaborativos. Sólo trabajando juntos podremos mejorar.”

“El Pacto de Milán, tras dos años de andadura, está demostrando ser un medio extraordinario de promoción de la colaboración entre ciudades en temas de sostenibilidad y políticas alimentarias. Gracias al intercambio de buenas prácticas sobre agricultura urbana, prevención de residuos alimentarios, alimentación escolar, entre otras, tanto a nivel regional –en EEUU, África occidental y Latinoamérica- como internacional, hemos sido capaces de activar una red internacional de gran valor estratégico” en opinión de Giuseppe Sala, alcalde Milán.

“El compromiso conjunto de los alcaldes que han firmado el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán hace hincapié en nuestra capacidad para presentar soluciones innovadoras a los desafíos económicos, sociales y ambientales a nivel global al abordar los problemas alimentarios. Las ciudades están preparadas para desempeñar un papel importante en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana”.

Las ciudades firmantes del MUFPP han realizado un llamamiento a la Secretaría y a las agencias de la ONU para que se reconozcan sus esfuerzos para fomentar la inclusión, la resiliencia y la sostenibilidad. Así mismo, instan a los organismos de la ONU para que adopten enfoques multinivel en la gobernanza de los sistemas alimentarios” y reconozcan “la necesidad de incluir actores a nivel subnacional en la próximas revisiones y seguimiento de las agendas globales” Las ciudades también urgen a las agencias de la ONU, a los gobiernos y a la sociedad civil para que “incluyan iniciativas sostenibles y viables que fortalezcan los vínculos urbanorurales necesarios para el desarrollo sostenible”.

Premio Pacto de Milán
El objetivo principal del Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán es fomentar el intercambio de ideas y soluciones sobre temas alimentarios entre las ciudades. Los Premios Pacto de Milán (MPA), promovidos el pasado año por la ciudad de Milán con el apoyo de la Fundación Cariplo, son uno de los mecanismos más importantes para mejorar esta cooperación. Los MPA premian las mejores prácticas urbanas sobre gestión de la alimentación sostenible de las ciudades firmantes del MUFPP. Consisten en dos premios con dotación económica y seis menciones especiales. La puntuación más alta de este año, dotada con 15000 euros, la ha obtenido la ciudad de Toronto (Canada) por su buena práctica “Community Food Works for Newcomers: Using food as tool for settlement and integration”. El programa proporciona formación gratuita para obtener un certificado en manipulación de alimentos, así como apoyo a los ciudadanos de baja renta para acceder al empleo en el sector de la alimentación, a la vez que mejora las competencias básicas en nutrición y alimentación. La ciudad de Antananarivo (Madagascar) ha recibido el segundo premio que también está dotado con 15.000 euros en la categoría “Challenging Environment”. La ciudad ha desarrollado un “Programa de Agricultura Urbana”, que promueve la creación de pequeños huertos urbanos en los barrios más desfavorecidos, con el fin de mejorar la seguridad alimentaria y crear actividades que generen ingresos a través de la venta de productos vegetales frescos.

Los premios con dotación económica servirán para transferir las buenas prácticas a otras ciudades MUFPP, con el fin de ayudarles a desarrollar sus propias políticas alimentarias sostenibles. El pasado año las ciudades galardonas fueron Baltimore, que se ha dedicado a difundir la importancia de adoptar una amplia estrategia alimentaria en EEUU, y la Ciudad de México, la cual está ayudando a Tegucigalpa a mejorar la calidad de sus comedores escolares.

Las menciones especiales han recaído en las siguientes ciudades y buenas prácticas:
· Gobernanza: Ede (Países Bajos) por su compromiso político para diseñar e implementar una gobernanza alimentaria integrada.
· Dietas sostenibles y nutrición: Copenhague (Dinamarca) por su proyecto de conversión a la agricultura orgánica.
· Igualdad social y económica: Austin (EEUU) por su iniciativa de Acceso a la

Alimentación Saludable
· Producción alimentaria: Dakar (Senegal) por sus proyectos de micro huertos urbanos.
· Suministro y distribución de alimentos: Liubliana (Eslovenia) por acortar la cadena de distribución de alimentos.
· Residuos alimentarios: Brujas (Bélgica) por su enfoque innovador en la reducción de los residuos alimentarios en el los centros hospitalarios.

En su conjunto, se han presentado 53 buenas prácticas de 39 ciudades en esta segunda edición de los Premios y han sido evaluadas por un jurado internacional formado por representantes de las agencias de ONU, centros de investigación científica, sociedad civil, sector privado, así como la Fundación Cariplo.