Declaración de València para una alimentación sostenible

Uno de los momentos más interesantes de la Cumbre de Alcaldes celebrada los días 19, 20 y 21 de octubre fue la lectura de la Declaración de València. Un documento que propone a las entidades supranacionales la promoción de sistemas alimentarios sostenibles enmarcados en la defensa de los derechos humanos. Os dejamos a continuación el texto de la misma:

El 3er Encuentro Anual y Cumbre de Alcaldes del Pacto de Milán, celebrado en València, y organizado por el Ayuntamiento de València, ha reunido a más de 300 alcaldes, delegados y expertos para fortalecer el diálogo entre ciudades, territorios, gobiernos nacionales y organizaciones internacionales sobre Sistemas de Alimentación Sostenible que vinculan tanto áreas urbanas como rurales en todo el mundo. El Pacto de Milán se promovió inicialmente con motivo de la Expo de Milán en el Día Mundial de la Alimentación en octubre de 2015. A partir de octubre de 2017, el Pacto ya cuenta con 159 ciudades firmantes de todas las regiones del mundo que representan a más de 450 millones de personas.

En el Pacto, las ciudades piden “sistemas alimentarios sostenibles que sean inclusivos, resistentes, seguros y diversos, que proporcionen alimentos saludables y asequibles a todas las personas en un marco basado en los derechos humanos, que minimicen los residuos y conserven la biodiversidad al tiempo que se adaptan y mitigan los impactos del cambio climático“. Muchas ciudades del Pacto de Milán están tomando medidas para transformar los sistemas alimentarios con el fin de vincular los sistemas de protección social a pequeños productores familiares, aumentar el acceso a dietas saludables y sostenibles, reducir el desperdicio de alimentos y prepararse para el cambio climático. Estos y otros esfuerzos de los gobiernos locales son formas de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, el Acuerdo de París y el compromiso de los países para fortalecer la seguridad alimentaria y la nutrición como se establece en la Nueva Agenda Urbana (NUA), adoptada por los Estados miembros de la ONU en octubre de 2016.

Es por eso que aquí, en la ciudad de València, hacemos un llamamiento para que se reconozca la implementación de la agenda de Desarrollo Sostenible de 2030 en los esfuerzos pasados, actuales y futuros de las ciudades para:

  • Erradicar la pobreza y promover la prosperidad en un mundo cambiante;
  • Avanzar hacia sociedades sostenibles y resistentes;
  • Empoderar a las personas, garantizar la inclusión y la igualdad;
  • Concienciar y fomentar estudios sobre estos temas;

Estos esfuerzos están en marcha en muchas ciudades a través de un marco de trabajo basado en los derechos y en un alto grado de inclusión social, incluso en condiciones adversas de volatilidad económica, crisis y conflictos prolongados, crecientes migraciones e impactos del cambio climático.

Somos conscientes de que existen múltiples procesos paralelos con oportunidades para vincular la implementación internacional, nacional y subnacional de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y la NAU (Nueva Agenda Urbana). Los gobiernos locales y territoriales no quieren quedar atrás ni fuera de estos procesos. Los enfoques holísticos y de varios niveles para la gobernanza de los sistemas alimentarios deben ser más inclusivos con los actores a nivel subnacional, especialmente en la próxima revisión y seguimiento de las agendas globales que se producirán en los próximos años. Por lo tanto, es necesario mejorar la coordinación en estos temas, especialmente en múltiples niveles de gobierno.

Por todo ello, en el contexto de una agenda global de desarrollo sostenible, las ciudades del Pacto de Milán apelan al Secretario General de las Naciones Unidas y a todas las agencias de la ONU, organizaciones regionales, gobiernos nacionales, gobiernos locales de todo tipo, sociedad civil, socios nacionales e internacionales para el desarrollo, el sector privado y todos los ciudadanos comprometidos, a incluir iniciativas sostenibles y aplicables en los sistemas de alimentos locales de las ciudades y que también fortalezcan los vínculos rurales urbanos integrales para el desarrollo sostenible. Enviamos específicamente el mismo llamamiento a todos los convocantes internacionales y nacionales de los procesos de planificación relacionados con la implementación de los ODS y la NAU. Estos procesos deben incluir formal y completamente a los actores urbanos y territoriales, ampliando así los enfoques de gobernanza para su acción. En particular, el Foro Urbano Mundial (Kuala Lumpur, Malasia, de febrero de 2018), el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas (Nueva York, julio de 2018) y otros procesos globales importantes que deberían incluir el trabajo en sistemas alimentarios regionales de la ciudad con objetivos mensurables, sostenibles y territoriales. Hacemos este llamamiento sabiendo que los gobiernos locales y territoriales son clave para conseguir progresivamente el derecho universal a la alimentación y para una vida de paz, dignidad y prosperidad para todos.

Muchas gracias.